Rolex, Prada y Mercedes Benz: Los lujos que Ovidio Guzmán en Jesus Maria, Culiacán

0
386

Con un gran árbol de Navidad y decorado con más peluches de ratones que de esferas, comenzó el recorrido de la lujosa casa de Ovidio Guzmán, uno de los líderes del Cártel del Pacífico, detenido por fuerzas federales en Culiacán, Sinaloa.

En la entrada, los sillones de la sala están unos sobre otros y lo que parecieran un par de mesas de centro están destruidas y llenas de balas y es que a decir de los pobladores de Jesús María, lo que más pudo afectar a Ovidio Guzmán fue que sus hijas de 9 y 3 años, resultaran heridas.

En la habitación de las menores, habían restos de sangre sobre una de las sábanas rosas que cubría una cama con cabecera de Mickey Mouse.

En el cuarto de Ovidio Guzmán, hay una cama king size con sábanas color beige y un par de sillones individuales con una pequeña mesa. A un lado, un lujoso baño con tina de hidromasaje, en el que hay manchas de sangre en el piso. Justo enfrente está una habitación con ropa y cajas de relojes Rolex, joyería Marta Peña y bolsas de otras marcas de lujo como Prada o Chanel.

Detrás hay un par de cuartos con literas que, de acuerdo con pobladores, eran utilizados por los sicarios que cuidaban a Ovidio.

No hay parte de la residencia que no tenga rastros de bala, muchos de Barret calibre 50, incluso, en la parte de atrás hay un par de granadas que no explotaron y las autoridades colocaron cordones color rojo con la leyenda “peligro” para que nadie pasara.

La vivienda tenía una pecera con el escorpión como mascota que tenía Ovidio Guzmán, la cual todavía tenía un paquete de grillos que se le daba de alimento.

En el estacionamiento se encontraban muchas camionetas marca Mercedes Benz o vehículos RZR, además de varias cuatrimotos y camionetas modificadas, conocidas como monstruos, cuyos cristales, aun del blindado, terminaron destrozados por la metralla oficial.

Algunos pobladores de Jesús María recorrieron también en estos días el interior de la casa de uno de los líderes del Cártel de Sinaloa, pero sobre todo de su vecino y protector, a quien todos llaman Ovi.

Fuente: Milenio