Tardío y deficiente plan de reactivación económica del Gobierno: Enrique Díaz

276

El Dirigente Estatal del PRI, Enrique Díaz, criticó el plan para reactivar la economía del estado anunciado por el Gobernador Antonio Echevarría, por no estar acorde a la realidad que vive Nayarit.

TARDÍO Y DEFICIENTE PLAN DE REACTIVACIÓN ECONÓMICA DEL ESTADO DE NAYARIT

Análisis y opinión de, Enrique Díaz.
Mientras la mayoría de los estados de la República lanzaron planes emergentes en el mes de marzo, Nayarit cual fiel espejo de la indiferencia del Gobierno de Morena, no atendió los llamados de auxilio del sector empresarial, ni las sugerencias de diversos actores políticos y sociales para atender la que sería la peor catástrofe económica de que tengamos memoria. Casi dos meses después de lo que sus pares hicieron en la mayoría de los estados, lanza un Plan que ni es emergente ni es de reactivación, ya que no atiende a la realidad de Nayarit.

En materia económica, dos eran los objetivos centrales al inicio de la epidemia, el primero detener la caída del empleo formal y el segundo garantizar el alimento a todos aquellos que se dedican a una actividad en la informalidad, misma que asciende a más del 56 por ciento de la población activa.

Analicémoslo desde la siguiente óptica: del 100 por ciento de la población económicamente activa en Nayarit, el 56 por ciento son informales y el 44 por ciento son empleos formales. De los empleos formales 7 de cada 10 pertenecen a las MiPyME, los otros 3 son trabajadores del Gobierno o de empresas paraestatales. Desde el inicio de la epidemia, Nayarit ha perdido más de 15 mil puestos de trabajo dentro del segmento formal con una caída de más del 10 por ciento del empleo, Por su parte los que viven en la informalidad, los más de ellos, han dejado de trabajar salvo el sector campesino.

Lo anterior ha provocado que mucha gente esté en la calle en busca de sustento para su familia, lo que nada contribuye a detener la epidemia.

Pensar en un plan de reactivación cuando se falló en un plan de prevención y no se logró detener la caída del empleo, es vivir en una realidad paralela a la que viven cientos de miles de nayaritas, en donde quedarse, es para los más, un lujo que no se pueden dar y que diariamente arriesgan su salud buscando la alimentación.

Sí, es cierto, se han repartido miles de despensas, se han repartido miles de porciones de alimentos, pero eso y un palo de ciego es prácticamente lo mismo, ya que no se cuenta con un padrón de quienes viven en la informalidad y nulos esfuerzos hemos visto de parte del Gobierno para detectar a toda esa gente y poder contribuir con alimento para evitar la salida de tantas personas, peor aún, el caos ha sido buen pretexto para el protagonismo político que lucra mezquinamente con la necesidad de la gente.

Se anuncia un plan para ejecutar 1200 obras, que no es ni más ni menos de lo que ya se tenía contemplado para el 2020, y en el mismo sentido, se decreta lo ya decretado, que la industria de la construcción es una actividad esencial; lo extraordinario sería que con las medidas de seguridad empezarán ya la ejecución de dichas obras y no esperarse al mes de junio, que lo único que provocará con el entramado burocrático, es que si bien nos va, se inicien obras a finales de julio.

Por otro lado se da a conocer un programa para el campo, lo que si bien no es malo, no es ni más ni menos de lo que ordinariamente se hace, peor aún, no se analiza o se desconoce la realidad del campo en este momento, la que a grandes rasgos es la siguiente: sorgo, maíz, caña y frijol tuvieron buenos ciclos y buenos precios en virtud de que son productos que en este momento son más esenciales que de costumbre; por otro lado hay malos precios o falta de clientes en todos los frutales que tiene Nayarit, no hay mercado para la jícama, la papaya, el mango, entre otros, en virtud de que en este momento no hay circulante y no son tan esenciales como los granos.

Así que la pregunta es ¿quién asesoró y orientó al gobernador a sacar un programa para 40 mil hectáreas enfocado principalmente al frijol y el maíz, cuando la crisis se encuentra en otro lado?, amén de que Nayarit tiene más de 400 mil hectáreas de producción.

La que pudiera ser la acción más importante, se vuelve opaca al no tener reglas claras. Se habla de 170 millones de pesos para créditos a las empresas en el estado a través de la banca de desarrollo y la banca comercial, sin embargo no se habla de los montos disponibles para cada empresa, ni de las reglas de asignación, si ponemos como ejemplo los créditos de 25 mil pesos del Gobierno federal, tenemos que solamente habría 6 mil 800 créditos disponibles para un universo de más de 40 mil empresas que tiene el estado; si los créditos son de mayor cantidad, en la misma proporción se va disminuyendo el número de créditos disponibles. La claridad del programa será clave para que este se convierta en el único programa rescatable de todos.

Por otro lado tenemos el programa de autoempleo, que pareciera ser un programa para emprendedores, lo que en una circunstancia de normalidad sería un extraordinario programa, pero, ¿dónde quedan los miles de trabajadores que viven en la informalidad y que hoy más que pedir su espacio de trabajo piden alimento para subsistir?.

Así, las grandes ausencias en este planteamiento del Ejecutivo las ocupan el segmento informal, el transporte público, los despachos de abogados, contadores, músicos.
En síntesis, tenemos hoy un plan de reactivación que debió haber sido un plan emergente hace dos meses. No tenemos un plan de reapertura y peor aún, seguimos sin ver que se involucre a los sectores económicos, políticos y sociales, en la opinión, análisis y discusión de lo que a todos nos afecta.

Comentarios facebook