Mentirle y engañar al Gobernador, es como quitarle un dulce a un niño

1349

Por: Alberto Martínez Sánchez.

Engañar o mentirle al Gobernador del Estado, se ha convertido en un deporte diario para los funcionarios, es como respirar para seguirse sosteniendo con vida en el cargo. Y para el ejecutivo estatal pedir disculpas a los ciudadanos ya es un hábito, una práctica diaria, como pistiar.

“La culpa no la tiene el indio, sino el que se lo hace compadre”, dice un refrán. La inexperiencia y la incapacidad de los funcionarios los obliga a mentirle al Gobernador. Lo engañan tan fácilmente como quitarle un dulce a un niño. Si los corre por eso, el palacio de gobierno será digno recinto para un funeral.

A 32 meses de gobierno, el mandatario estatal, ya no tiene lucha. Rodeado de ineptos y de perversos que le dan cuerda con encuestas “patito”, usando el método “Blanca Nieves”, donde todo es un cuento y él el más bonito. Vive y vivirá engañado. Solo su padre lo podrá salvar no del descrédito, sino del derrumbe familiar.

¿O a caso alguien en sus 5 sentidos volvería a votar por un miembro de la familia Echevarría? Creo que nunca jamás.

Opinión| Engañar al Gobernador es tan fácil como quitarle un dulce a un niño.

Posted by Certeza Política on Sunday, May 17, 2020
Comentarios facebook