Juicio a Pedro Enríquez, Jueces Actuando por Consigna y no por Derecho

4943

Alberto Martínez Sánchez.

El juez de control José Manuel González Zepeda y la juez administradora del juzgado de primera instancia del sistema penal acusatorio y oral de la ciudad de Tepic, Sandra Sánchez Covarrubias, irresponsablemente incumplieron con su obligación de proteger a la ciudadanía en estos momentos de contingencia mundial provocada por la pandemia desatada por la presencia del CORONAVIRUS.

No les interesó que el gobernador del estado tenga 8 días recorriendo el territorio nayarita para alertar a la población e invitarla a cumplir con las medidas de higiene que nos permitan garantizar la salud.

Les valió gorro que el Tribunal de Justicia del Estado que preside el magistrado Ismael González Parra, haya suspendido todos los trabajos relacionados con juicios para impedir la acumulación de personas donde pudieran abrir la puerta al terrible virus y, con todo lujo de prepotencia mandaron por un tubo la suspensión de oficio y de plano otorgada por el Juez Primero de Distrito en Materia de Amparo Penal, para que se tomaran todas las medidas necesarias de contención, prevención y detección inmediata de las personas infectadas, montándose en su ego y soberbia

Así fue como se ordenó se llevara a cabo la Audiencia para el Desahogo de Pruebas Anticipadas sobre el caso Infonavit programada para las 09:30 horas del pasado viernes 20 de este mes y que inició a las 13:30 horas, debido a la imposibilidad de acomodar a más de 50 personas entre jueces, imputados, abogados defensores, ministerios públicos, elementos de seguridad en un local tan pequeño en donde no cabían ni la mitad de los presentes.

Se sabe que el juez González Zepeda se notaba nervioso, alterado como que alguien le había ordenado sacar adelante la audiencia a como diera lugar, se trataba nada más y nada menos del asunto que mantiene en prisión al licenciado Pedro Antonio Enríquez Soto, único recluido en el Centro Venustiano Carranza, mientras que dos o tres jueces vinculados con esa causa llevan su juicio en libertad, suena mal que solo Enríquez Soto esté preso y ellos libres.

Algo no huele bien en este asunto, cuando detuvieron a Pedro Enríquez armaron la audiencia en un día sábado; ahora, la Audiencia de Pruebas Anticipadas en un día y en una sala visiblemente contraria a los lineamientos emitidos por las autoridades sanitarias del país y aplicados a cabalidad por Antonio Echevarría García, Gobernador del Estado.

Servirá esto de pantalla para que los tres jueces involucrados en el caso recibieran boletos de transporte aéreo a efecto de que al terminar la audiencia de marras se trasladaran a otro estado de la República con la finalidad de garantizar su plena libertad y desligarlos del asunto en el que ellos son pieza clave, pieza fundamental, y hasta en los corrillos de la Fiscalía se escucha que un señor de nombre Rodrigo Benítez es quien les compró los pasajes, situación que el señor Fiscal debe de atender porque es notorio que le están jugando las contras.

Al fin, con todo y su disgusto, el juez González Zepeda suspendió la audiencia, porque el Doctor del Tribunal Superior de Justicia, visiblemente presionado y se supone que por ambos jueces, declaró la imposibilidad de continuar con los trabajos por haber detectado entre los asistentes a personas con enfermedades virales, entre ellos a Pedro Enríquez y no obstante eso, el juez no cumplió con su obligación de ordenar se le practicaran los estudios correspondientes para determinar su estado de salud.

Algo no anda bien, como cosa curiosa se menciona en el Tribunal de Justicia que Rodrigo Benítez era coordinador de los jueces González Zepeda y Sánchez Covarrubias, dato que será fácil verificar.

Existen muchos cabos sueltos y otros tantos muy bien amarrados.

Comentarios facebook