AMLO utiliza a Movimiento Ciudadano como su juguete político

0
534

Andrés Manuel López Obrador, sigue siendo dueño del ajedrez político del país. Su jugada casi “secreta” en Movimiento Ciudadano, hoy dio resultados al salir de ese instituto político el actual gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez. Esto sucede en un momento crucial para el presidente, pues nunca ha querido un proceso presidencial de tres frentes de peso. Lo quiere de dos. 

Demuestra, López Obrador con esta jugada que en el país hay un solo director de orquesta y una sola  batuta. Dirige incluso lo qué pasa en la oposición. A todos les tiene bien tomada la medida. Con el partido Movimiento Ciudadano, le funcionó a la perfección y convirtió a ese instituto político en un aliado suyo, en un “juguete” para usarlo a su antojo. 

En Palacio Nacional, López Obrador debe tener una mesa de billar. La magistral jugada de tres bandas de hoy lo demuestra. Por un lado jaló a Dante Delgado su viejo amigo y aliado, lo convenció de que ese partido político vaya solo a la competencia presidencial. Y al mismo tiempo, pero a parte hizo que Enrique Alfaro no fuera aspirante a la presidencia. Al gobernador de Jalisco lo agarro bien y lo fajo por la corrupción imperante en su gobierno.

Divide y vencerás, es el lema de López Obrador, al lograr una ruptura de Enrique Alfaro de Movimiento Ciudadano. Sin la fuerza de Jalisco, esté partido queda muy reducido. De esta forma en caso de que Marcelo Ebrard salga de Morena y le arrope MC para ir por la presidencia de la República, la tendrá difícil, es prácticamente lanzarse al vacío político sin paracaídas. 

A López Obrador, no le fue difícil sacar a Enrique Alfaro de MC, solo tocó los egos de dos seres humanos que tienen algo muy común. Dante y Alfaro se sienten los dueños de Movimiento Ciudadano. Uno y otro iguales de soberbios, no encontraron coincidencias y pesaron más las diferencias. Así el director de la orquesta desde Palacio Nacional les jugó a ambos el dedo en la boca. Sacar a Alfaro de MC fue como quitarle un dulce a un niño. 

Ahora si, el que deberá pensar, razonar y medir bien su próxima jugada, es Marcelo Ebrard el que deberá aceptar la posición que le ofrezcan en Palacio Nacional y levantarle la mano a la elegida que no es otra que Claudia Sheimbaum. 

Por: Alberto Martínez Sánchez/Certeza Politica.