Dragon Ball Super Broly la mejor película de la franquicia

218

El villano regresa después de 20 años con más fuerza que nunca

Ya está en salas de cine la nueva entrega de Dragon Ball Super: Broly, un título tan contundente y directo como el propio Super Saiyajin Legendario que promete un impacto lleno de diversión a la máxima potencia para los fanáticos de la franquicia de los Guerreros Z.

Recordemos que la nueva era de Goku y sus amigos cuenta con 3 películas en su haber, sin embargo, son decenas las que conforman toda la historia del héroe inspirado en el dios mono y esta vez podríamos estar frente a la joya de la corona. Aquí te presentamos las razones de porque DBS: Broly podría ser la mejor película de Dragon Ball hasta ahora:

Canon oficial que exige mayor esfuerzo

Una de las cosas que más causó furor y al mismo tiempo confusión es que hace dos décadas, la concepción del personaje quedó fuera de canon. Es decir, no formaba parte oficial de la historia… al menos hasta ahora, esta película reimagina e introduce formal y oficialmente al Super Saiyajin legendario al universo de Dragon Ball. Por si fuera poco, ya circula en internet material que revela que por segunda vez en la historia oficial de Dragon Ball Goku y Vegeta se verán forzados a hacer una técnica que no es mucho de su agrado. ¿Te imaginas cuánto poder se requiere para vencer a Broly?

Broly es el Boba Fett de Star Wars

Una de las debilidades y al mismo tiempo fortalezas de Broly es que fue escrito unidireccionalmente. Estamos ante una figura no muy inteligente y cargada con una imponente fuerza bruta. Lo que lo separa de los villanos regulares de Dragon Ball es que su motivación nunca fue maquiavélica o planeada; nunca vimos a Broly dar discursos acerca de sus planes de dominación mundial, destrucción del universo o su hambre de poder. No, Broly es un martillo de demolición golpeando una pared, una fuerza de la naturaleza que hace veinte años derrotó a todos y cada uno de los Guerreros Z sin esfuerzo y que se mantuvo vigente en la cultura pop simplemente porque, al igual que Boba Fett de Star Wars, era demasiado cool aún sin hablar mucho… En esta nueva versión se le añade una personalidad que hará que los fanáticos generen aún más empatía con él. Interesante estrategia.

Origen que tiene más sentido

¿Recuerdas qué fue lo que desató la imparable ira de Broly en el pasado? Su detonante fue escuchar el verdadero nombre de Goku: Kakarotto. ¿Por qué? Porque le causaba mucho estrés que de bebé, Goku lloraba día y noche. Eso es todo y no es una gran historia de origen, pero funcionaba. DBS: Brolycambia el origen del personaje y aunque el cambio no es tan radical como uno podría imaginarse, ciertamente le da una columna vertebral a su arco narrativo que ahora nos permite tomarlo más en serio.

No necesitas ver DBS

La belleza del filme es que no está pensado para los fanáticos aguerridos del animé. Es decir, podrías no haber visto ningún capítulo de DBS o incluso no saber qué es el ‘Torneo de Poder’ (aunque la trama empiece justo después de esos eventos) y aún así entenderás todo y lo disfrutarás. Seas o no fan de Dragon Ball Z y Super.

No cae en los arquetipos de nostalgia

Goku se enfrentó a la Super Saiyajin Legendaria del Universo 6 por la demanda de la audiencia de una nueva versión de Broly y funcionó bien, pero fue un personaje totalmente distinto con su propio arco. Toriyama entonces pensó en la película para hacer felices a los fans, sin embargo, no se trata de un fan service gigante… la nueva historia está bien hecha y pensada y no recurre solo a guiños del pasado como en otras franquicias para distraer a los fans de una escritura floja. No. Dragon Ball Super: Broly vale la pena por sí misma.

Con información de Cultura Colectiva

Comentarios facebook